viernes, 29 de julio de 2011

La Creu Dels Set Braços (Principat d´Andorra)

La cruz de los siete brazos



En el camino que va de Canillo a Meritxell en el Principado de Andorra, encontraremos una cruz con siete brazos. Es una cruz muy antigua, su escultura a sufrido por el paso del tiempo, y uno de sus brazos esta mutilado. Esta cruz es objeto de una leyenda trágica.

En el pueblo de Vila de Prats vivía un pobre chico que temblaba en pensar a que el demonio pudiera aparecer le alguna vez. Los jóvenes de este pueblo tuvieron ganas de divertir se a costa del pobre chico.

Le dijeron que lo invitarían a merendar, pero con la condición de que fuera al pueblo de Canillo a por vino.

No, no digo el pobre chico, no vaya a ser que se me aparezca el demonio por el camino, no, no, yo no puedo.

Escucha le dijeron, no tengas miedo nosotros de daremos una escopeta, y si se te presenta, le disparas y lo matas.

No,no, no puedo, tengo demasiado miedo al demonio.

Finalmente, después de insistir un buen rato lo convencieron. Le dieron una escopeta, y el pobre chico cogió el camino hacia Canillo, pueblo en el que llego entrada la noche. Los que lo conocían le iban preguntando:

Como es que teniendo miedo al demonio estas fuera de casa a estas horas?

Hoy no tengo miedo digo el chico! Mirad que escopeta, y esta cargada!

Efectivamente, si que lo estaba, pero le pusieron balas de harina. Entonces entro en caserón que hacia de tienda y les pidió de llenar le la bota de vino. Como havia  musa gente, dejo la bota sobre la estantería y salió a dar una vuelta por el pueblo, pero antes dejo la escopeta detrás de la puerta.

Cuanto el hostelero acabo de atender a  los otros clientes, lleno la bota del chico de Prats y se fue a ajustar la puerta, en hacer lo se dio cuenta de que había una escopeta apoyada en ella. Muy curioso, la cogió, la miro y vio que estaba mal cargada. Pensó que era un error del chico, y la volvió a cargar de nuevo. No fuese el caso pensó, que al propietario de la escopeta tuviera que servir se de ella y le fallara justo en el momento critico. Cuando el chico volvió al caserón, encontró la bota llena, la cogió y viendo que el hostelero estaba ocupado le digo:

No es necesario que se preocupe, cojo el vino y me voy, buenas noches. Lo hizo tal como dijo, al salir cogió la escopeta la cual el hostelera havia vuelto a dejar detrás de la puerta donde el chico la havia dejado.

Mientras los jóvenes de Prats avían decidido que uno de ellos, para hacer le miedo, le saldría en medio del camino tapado con una sabana. De todas maneras pensaron que si el pobre chico pudiera disparar, no havia peligro ya que escopeta estaba cargada con harina .

El chico que venia de Prats con la bota y la escopeta ya había hecho un buen trozo de camino de retorno, cuando una forma blanca que estaba gesticulando, se le presento a menos de diez metros.

Seguramente es el demonio maldito, pensó.

Reteniendo el aliento, cogió la escopeta, apunto y disparo. La forma blanca se derrumbo, sin un grito ni un gemido. Contento, su puso a correr hacia su casa para anunciar de que acababa de matar al demonio. Los jóvenes, que ignoraban que las balas de harina avían sido cambiadas por balar de verdad, se pusieron a reír del pobre chico, asta extasiar se.

Vamos! Li dijeron, acompaña nos en donde has matado al diablo!
Se fueron asta el lugar. No vieron nada, ni nadie. El miedo le pudo ya que su compañero havia desaparecido misteriosamente. El diablo se havia llevado al cadáver. Avían estado castigados por su maldad.

En el lugar en donde pasaron los hechos, la gente del pueblo decidió colocar una cruz para que cuando los andantes pasaran por el lugar pensaran en la triste historia. La cruz tenia siete brazos, como siete eran los chicos quisieron burlar se del pobre chico. Uno de ellos desapareció, no se supo nada del, y, extraña coincidencia, la cruz perdió uno de sus brazos.

Leyenda o realidad?

Cuando vayan en el Principado de Andorra, no degen de ir a ver esta cruz tant especial.

1 comentario: